Sunday, January 07, 2007

EL SABER ES PODER


Esta es una historia de las tantas que existen en Internet, pero una de las pocas que te dejan mucho en que pensar!




EL SABER ES PODER

Un buen ejemplo es el caso del ingeniero que fue llamado a arreglar una
computadora muy grande y extremadamente compleja, una computadora que valía
12 millones de dólares.
Sentado frente a la pantalla, oprimió unas cuantas teclas, asintió con la
cabeza… murmuró algo para sí mismo y apagó el aparato. Procedió a sacar un
pequeño destornillador de su bolsillo y dio vuelta y media a un minúsculo
tornillo.
Entonces encendió de nuevo la computadora y comprobó que estaba trabajando
perfectamente.
El presidente de la compañía se mostró encantado y se ofreció a pagar la
cuenta en el acto.
¿Cuánto le debo? preguntó.
Son mil dólares, si me hace el favor.
¿Mil dólares? ¿Mil dólares por unos momentos de trabajo? ¿Mil dólares por
apretar un simple tornillito? ¡Ya sé que mi computadora cuesta 12 millones
de dólares, pero mil dólares es una cantidad disparatada! La pagaré sólo si
me manda una factura perfectamente detallada que lo justifique.
El ingeniero asintió con la cabeza y se fue. A la mañana siguiente, el
presidente recibió la factura, la leyó con cuidado, sacudió la cabeza y
procedió a pagarla en el acto… sin chistar.

La factura por los servicios prestados, decía:
Apretar un tornillo U$S 1,00
*Saber qué tornillo apretar U$S 999,00*
Total U$S 1.000,00

——————————
Para todos aquellos profesionales que día a día se enfrentan con la
desconsideración de quienes, por su propia ignorancia, no alcanzan a
entenderlos.

“SE GANA POR LO QUE SE SABE… NO POR LO QUE SE HACE”

4 comments:

noemi said...

Yo soy psicoterapeuta. A veces me cuentan los pacientes que sus familiares les dicen:
¿Y a tí te cobran por sentarte a decir cosas? ¡Mejor te invito a tomar café y no te cobro!

Grr.

El cronista de la O' said...

Genial, Enrique. Me parece que alguna vez había escuchado esta historia, pero volver a leerla me pareció genial.

Mi hijo, a veces me preguntas cosas extrañas, como por ejemplo: cuál es la raíz cuadrada de 8.245, cómo funcionan los parlantes, o cuántos goles se han metido en todos los Mundiales de fútbol... yo le respondo que no sé. Él me pregunta, entonces, que qué sé...
yo le digo que algo de Historia...

byrongio said...

Mi frase favorita en realidad es:

"Sobraron partes"

;)

Saludos

Anonymous said...

hola esta moraleja es genial yo soy tecnico de tv y audio hace 4 años y una frace que repite la mayoria de los clientes es "no se que le paso a este aparato estaba funcionando lo mas bien tiene que ser una pavadita" (como atajandose de antemano)a la cual yo contesto siempre "para que un aparato deje de funcionar el unico requisito es que este funcionando" un saludo desde Gualeguychu "no a las papeleras"