Monday, February 28, 2011

Desde el fondo....

"Haz solo lo que AMAS, y serás feliz, el que hace lo que AMA está benditamente condenado al ÉXITO, que llegará cuando deba llegar, porque lo que DEBA SER, SERÁ, y llegará NATURALMENTE"

Sunday, February 27, 2011

La bolsa de Clavos...y la ira..

Esta es la historia de un muchachito que tenía muy mal carácter. Su padre le dio una bolsa de clavos y le dijo que cada vez que perdiera la paciencia, debería de clavar un clavo detrás de la puerta.
El primer día, el muchacho clavó 37 clavos detrás de la puerta.
Las semanas que siguieron, a medida que él aprendía a controlar su genio, clavaba menos clavos detrás de la puerta. Descubrió que era más fácil controlar su genio que clavar clavos detrás de la puerta. Llegó el día en que logró controlar su carácter durante todo el día.
Después de informar a su padre, éste le sugirió que retirara un clavo cada día que lograra controlar su carácter.
Los días pasaron y el joven pudo anunciar a su padre que no quedaban más clavos para retirar de la puerta... Su padre lo tomó de la mano y lo llevó hasta la puerta. Le dijo:
"has trabajado duro, hijo mío, pero mira todos esos hoyos en la puerta. Nunca más será la misma. Cada vez que tú pierdes la paciencia, dejas cicatrices exactamente como las que aquí ves. Puedes insultar a alguien y retirar lo dicho, pero del modo como se lo digas lo devastará, y la cicatriz perdurará para siempre.”

Visto en http://motivalia.blogspot.com

Monday, February 21, 2011

Duelo en tu boca...

Si un loco mastica un chicle mientras come su sopa, surgen dos cuestiones que se van a dar; que es muy difícil por no decir "imposible" absorver, masticar y tragar al mismo tiempo, imagina ese duelo dentro de tu boca y la segunda es que tu en este preciso instante sonrias frente a tu computador porque lo estas intentando hacer. Autor: Enrique Rosero Futuro Libro: Lógica Quebrada

Wednesday, February 02, 2011

El espacio entre los besos

Los besos de por sí son un tren que nos traslada a toda velocidad en un camino sinuoso, y mientras menos paradas hay, llegaremos rápidamente a nuestro destino.

Estamos concientes de la necesidad de poder encontrar un motivo diario para seguir, para complementar nuestro trabajo, con ese granito de afecto que lo mojamos en nuestro café de la tarde.

Y cuando inquietos esperamos a "ese o esa" que nos hace que el estómago quiera volar y las mariposas inquietas y locas nos informan que ha llegado, con su vestido, jean, capucha, camiseta, no importa pues lo/la vemos perfecta/o.

Se acerca, nos mira profundamente y nos quita el aliento con un beso que explora nuestro ser, y que moja el corazón con ese rojo de pasión. Y es precisamente en ese segundo etéreo en el que se hace la pausa para tomar aire entre beso y beso, y nos preguntamos: ¿qué cabe dentro de ese espacio?

La respuesta es múltiple, sin embargo, aspiramos que la pausa séa solicitada por el corazón de cada uno de los amantes, es cuando cada alma sale y se reconoce, se necesita, se desespera, se entrega, se comunican en un lenguaje que ya no es solo humano, y nosotros dispuestos a la protesta de los labios que cual imanes gritan estar juntos nuevamente.

Continuará....